abril 29, 2011

¿políticos de vocación?


Como cada cuatro años llegan las elecciones municipales y los partidos políticos se apresuran  por presentar sus listas de candidatos y su programa electoral al resto de ciudadanos. Es curioso como en estas épocas florecen las vocaciones políticas en los personajes más insólitos de la ciudad. Personas que nunca han manifestado el más mínimo interés por la cosa pública ahora se  pretenden erigir en representantes de la colectividad. Personas que nunca han movido un dedo por colaborar con ninguna entidad social, cultural o benéfica ahora dicen que quieren resolver nuestros problemas. 

Siempre es de agradecer que alguien ofrezca su tiempo para el bien de los demás, pero estas “conversiones” repentinas no dejan de resultar algo sospechosas…. ¡Pero bienvenidos sean si realmente tienen ganas de trabajar por su ciudad! 

Siempre es de agradecer que haya personas que se presten a dedicar buena parte de su tiempo por el bien de los demás. Y más en unos momentos en los que la mayoría de partidos tienen problemas para confeccionar sus listas de candidatos: hay mucha gente de buena fe, pero no todos disponen de la preparación o experiencia adecuada. 

Yo creo que lo más importante es la rectitud de intención y los valores de la persona en cuestión. Si alguien está dispuesto realmente a trabajar por los demás y lo hace con una actitud sincera y respetuosa, creo que por más que cometa algunos errores, hay que continuar estándole agradecida….hasta cierto punto, claro.

Por otro lado nunca he logrado entender cuál es el mecanismo para ingresar en un partido político porque veo gente que sin saber lo que es el socialismo, ni saber siquiera quien es, por decir algo, Pablo Iglesias o Karl Marx, se consideran socialistas. E igualmente, personas que sin tener ni idea del liberalismo ni de economía, se dicen considerar de derechas, cuando la verdad es que unos y otros piensan más o menos igual sobre los temas importantes y llevan estilos de vida semejantes, por no decir iguales….

Supongo que al fin y al cabo a la hora de elegir un coro político priman las amistades, las simpatías, los sentimientos, como en todas las demás facetas de la vida. Quizás pueda parecer algo frívolo, pero en definitiva normal.
Pero lo más curioso del caso, es que sin saber lo que es la izquierda ni la derecha, al final siempre acaban discutiendo entre ellos por un tema o por otro, como si de una disputa colegial se tratara. Por eso digo que lo que realmente importa son los valores, las ganas de servir a los demás, la honradez y los principios.

Las ideologías políticas  están para hacer pensar pero no para seguirlas a pie juntillas. La realidad siempre es más rica y compleja, y normalmente existen varias soluciones para un mismo problema. 

Tan solo espero que los que salgan elegidos en estas próximas elecciones municipales, con vocación política o sin ella, sepan estar a la altura de las circunstancias; son tiempos difíciles y andamos faltos de sentido común y sobrados de mediocridades…

1 comentario:

Javier dijo...

Muy bueno el post, gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...