agosto 24, 2011

10 sensaciones personales de la JMJ



Estos días he podido asistir a la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Madrid. Podría explicar muchas cosas, pero como lo principal ya se ha visto por la tele, me limitaré a compartir con vosotros 10 sensaciones personales:


1.- Sin duda alguna lo primero que más llama la atención de un evento de estas características es ver a tanta gente joven por todas partes. Se respiraba un ambiente sano, de amistad, de “buen rollo”. Luego, al caer en la cuenta de que todos estaban reunidos por un mismo motivo, la sorpresa era aún mayor. 


Tanta gente joven es un canto a la esperanza. Aprendes que otra juventud es posible, que se puede ser joven al margen de lo establecido, sin botellones ni discotecas. Te das cuenta que nos están tomando el pelo por cuatro duros, que a muchos nos han robado la juventud. Que la felicidad existe y es gratis. Toda una provocación para la sociedad moderna.

2.-La imagen del aeródromo de Cuatro Vientos con más de dos millones de personas no se puede describir con palabras. Verlo en la tele es una cosa, vivirlo es otra muy diferente. Miraras por donde miraras no podías ver el horizonte, todo eran personas y más personas. Gente venida de 193 países de todo el mundo, por amor a Jesús, a su Iglesia, y al Papa


Es ahí donde realmente descubres el verdadero significado de la palabra Iglesia Catolica, que significa Universal. Allí lo universal (que no global) se respiraba en el ambiente. Todos diferentes y todos unidos por unas mismas creencias y unos mismos sentimientos… Me asaltó una idea: el cielo debe de ser algo muy parecido a esto!


3.- Uno de los momentos cumbre fue durante la vigilia del sábado, cuando junto al Papa se expuso el Santísimo Sacramento frente a más de millón y medio de pelegrinos. Ver a un millón y medio de jóvenes vitorear al Papa es impresionante pero verlos en silencio (en absoluto silencio) adorando al Señor es una experiencia única. No era un silencio incomodo ni forzado, era un silencio respetuoso, voluntario, salido del corazón, lleno de amor. Un silencio que decía muchas cosas.

Otro recuerdo de esta vigilia con el Papa fue la fuerte tormenta que impidió al Papa pronunciar su discurso (que se puede leer por internet). Esta circunstancia, lejos de ser un inconveniente, se convirtió en todo un simbolo de resistencia y de lucha. Los peregrinos se mantuvieron "firmes en la fe" cantando y aclamando al Papa bajo la intensa lluvia, el viento y los relàmpagos que caian sin cesar. Al final todos quedamos emPAPADOS, ¿pero no fuimos precisamente a eso?


4- El viacrucis del viernes también me gustó mucho. Ver 14 imágenes venidas de toda España era algo único e irrepetible. Los textos los encontré muy acertados, muy directos, claros, compresibles para los jóvenes. La música muy bien elegida. Lo reconozco, me emocioné en más de una ocasión.


 5.- Fuimos al parque del retiro: había doscientos confesionarios. A pesar de que se habían cerrado hacía más de media hora la gente se continuaba confesando. Los voluntarios nos dejaron pasar y pudimos confesarnos también. Me tocó un sacerdote latinoamericano que reside en Alemania. Al final le di las gracias y nos fundimos en un abrazo. Ese era el sentimiento que se respiraba: de hermanos.


6.- Otra experiencia era al ir en metro: siempre te encontrabas con jóvenes cantando….canciones de misa! Era curioso oír cantar diferentes canciones, en diferentes idiomas, de diferentes países. Los jóvenes se retaban entre ellos para ver quien cantaba más canciones y más alto. Me quedo con un coro de negros africanos que cantaban en francés a tres voces. Entraron en el vagón y al oírlos cantar todos les empezaron a aplaudir y hacer fotos  ¡he descubierto que soy negro!


7- Creo que la homilía del Papa en la Misa del Domingo no dejó a nadie indiferente; todos nos hicimos la misma pregunta ¿y ahora qué? Sus palabras nos llegaron al corazón, tomamos conciencia de que hay que hacer algo, de que tenemos que ser más fieles, mas santos, mejores personas, amar más, prepararnos mejor...El Papa nos regaló un catecismo para jóvenes y un crucifijo que bendició, y nos envió en misión por todo el mundo. Todo un reto! Espero no defraudarle!


8- Los sentimientos fueron muchos y muy intensos: alegría porque se trataba de una fiesta, esperanza por ver a tanta gente joven que se tomaba en serio su compromiso con el Señor, miseria al ver que otros se lo toman más en serio que yo, tristeza por los que no nos entienden y nos rechazan, confusión por los católicos que critican las JMJ.


9.- El ejemplo de los voluntarios también es digno de mención. Fueron los que más dieron, y sin duda, los que más recibieron. Todos les quedamos muy agradecidos. Fantástica labor.


10- No os voy a engañar: fue cansado, muy cansado. Caminamos mucho e hizo mucho calor….pero con buenos ánimos y buen humor todo se alcanza. También ayudó el homenaje gastronómico que nos dimos el sábado al mediodía en el restaurante “Casa Benito”. Sin duda alguna, también fue un buen recuerdo. Por otro lado la compañía también fue muy grata. Aprendí mucho de mis acompañantes, todos me aportaron algo y eso siempre ayuda. Lo pasamos bien.

Toda una experiencia, sin duda alguna, una de esas que siempre recordaré, de esas que te aportan algo importante, que te construyen el alma y te hacen un poquito mejor. Todos salimos con una convicción: ¡Vale la pena!


Si quieres un libro gratis con los mensajes del Papa pincha aquí

6 comentarios:

Gizatar dijo...

Muchas Gracias por contarnos estas sensaciones.

Estoy realizando una recopilación de artículos sobre la JMJ.

Lo enlazaré en mi blog.

Un fraternal abrazo.

Jose Menchon dijo...

Muchas gracias a ti!

Xhonane Olivas dijo...

Hermosa reflexión José!! Yo me tuve que regresar el sábado en la mañana, me hubiera gustado estar en la Vigilia Pascual y en la Misa de clausura, peor no me fue posible. De cualquier manera, tuve oportunidad de ver al Papa pasar cuando llegó al Escorial y en la pantalla el viernes durante el Viacrucis. Y estoy de acuerdo con que fue muy cansado y que hacía mucho calor, pero lo hermoso de ver a tanta gente reunida con un mismo fin , hizo que lo demás fuera llevadero. Tiene un hermoso país, la hospitalidad que experimenté fue maravillosa! Dios te bendiga hermano!!

Jose Menchon dijo...

Gracias Xhonane! Realmente ha valido la pena! Espero que algun dia logremos coincidir! Saludos!

Javier dijo...

Gracias por compartir tu experiencia. Por cierto que me despido... cierro mis blogs... (salvo que caiga en la tentación de escribir alguna vez) necesito tiempo para estudiar.
.
Un abrazo y que Dios te bendiga
.

Javier dijo...

Feliz Navidad y que el Señor te bendiga a ti y a tu familia en estas fiestas tan entrañables; y que la alegría del Espíritu Santo os llene el corazón. (No dejes de postear de vez en cuando, que estaba interesante leerte), desde el blog Rosas para María un cordial saludo en Cristo Jesús.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...