octubre 26, 2007

Anunciar la fe es testimonio de vida; no hacer teatro.

Para Benedicto XVI el anuncio de la fe es inseparable del testimonio de vida, pues no es creíble cuando el cristiano parece un actor que se limita a recitar un papel.
-
"El buen discípulo de Jesús es quien presenta de manera creíble el Evangelio.Es evidente que el testimonio personal del predicador y la ejemplaridad de la comunidad cristiana condicionan la eficacia de la predicación.
-
La catequesis es inseparable del testimonio de vida. Quien educa en la fe no puede correr el riesgo de presentarse como una especie de “clown”, que recita un papel “por oficio”. Tiene que ser como el discípulo amado, que apoyó la cabeza en el corazón del Maestro, y allí aprendió la manera de pensar, de hablar, de actuar. Al final de todo, el verdadero discípulo es quien anuncia el Evangelio de la manera más creíble y eficaz.
-
«¡Cristo es todo para nosotros!». Si estás oprimido por la iniquidad, él es la justicia; si tienes necesidad de ayuda, él es la fuerza; si tienes miedo de la muerte, él es la vida; si deseas el cielo, él es el camino; si estás en las tinieblas, él es la luz. Nosotros también esperamos en Cristo. De este modo seremos bienaventurados y viviremos en la paz."
-
Benedicto XVI

6 comentarios:

Ljudmila dijo...

Gracias José por presentarnos tan buena síntesis. La importancia de vivir una vida auténtica en la práctica y en la fe.

Jose Menchon dijo...

Las gracias se las tenemos que dar al Señor por darnos al Santo Padre que tenemos...¿Verdad?;)

SALUDOS!!!

Ljudmila dijo...

Es verdad José. Junto a la profundidad de sus palabras guardo en mi una emocion especial: haber estrechado su mano y mirarle de cerca a los ojos. No olvidaré esa mirada y esa sonrisa! Como hija espiritual de Juan Pablo II no pude con mi genio y le pregunté a un jesuita amigo cual de los dos le parecía más grande ??!! y recibí la respuesta que merecía ;) "son distintos tipos de grandeza"!

Jose Menchon dijo...

Muy buena experiencia, muy buen comentario ¡Gracias!

Maria Laura dijo...

Jose:
Al igual que Ljudmila, tuve el inmenso regalo de Dios, junto a otros chilenos de estrechar las manos de Su Santidad, al dia siguiente de la canonizacion de el padre Albeto Hurtado, en Roma, y mirar esos ojos que son ventanas del cielo. Tambien estuve al lado de Juan Pablo II en su visita a Chile. Experiencia inolvidable.
Las comparaciones siempre son incomodas y son muy humanas. Dios es el que elige quien lo represente y pone la persona justa que necesita la Iglesia de HOY.
Muy certero el Papa en recordarnos , que la fe es para ser vivida, testimoniada, sino es una Fe muerta, sin sentido. Como decia San Alberto Hurtado "Fe y Accion"
Saludos y te sigo en este blog, extrañandote en el otro.

Ljudmila dijo...

Compartimos la alegria Laura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...