noviembre 28, 2006

FALSOS CURAS


La imagen que se da del sacerdocio - y por lo tanto del catolicismo- en los medios culturales de cine y televisión es una imagen despectiva y repulsiva. Sucede que cada vez con más frecuencia, cuando sale un personaje interpretando a un sacerdote en una serie televisiva o en una película, este es un ser intransigente, frío, distante, antipático o por contra apocado, tontito, y sentimentaloide.

Puede ser que existan sacerdotes con estas características, aunque la verdad es que yo no he conocido nunca a uno que se ajuste a estos perfiles (y conozco a muchos sacerdotes, a muchos). Esta caricaturización del sacerdocio no es ingenua sino que persigue mostrar al gran publico la religión cristiana y el catolicismo, bien como algo dogmático, imperativo y opuesto a la razón, la libertad y los sentimientos del hombre, o bien como algo puramente sentimental también opuesto a la razón.

Es curioso ver la evolución que se ha dado en el cine (y en los medios culturales) de la figura del sacerdote, desde el simpático “Don Camilo”, pasando por “El exorcista”, hasta las últimas producciones cinematográficas de curas nazis, pederastas, asesinos o enamorados de mujerzuelas.

Dicen los productores y directores de estas películas, que esta imagen que proyectan esta basada en la realidad, pero yo me pregunto ¿a que parte de la realidad se refieren?. Porque también son reales los miles de sacerdotes que han dejado sus vidas – a veces literalmete- al servicio de los demás en los ambientes más adversos llegando. Y también son reales los millones de sacerdotes que han entregado su vida a Cristo y son fieles al Magisterio de la Iglesia asistiendo espiritualmente a sus respectivas comunidades.

Pero curiosamente estos sacerdotes –que son la mayoría- no salen en las películas ni en las teleseries, y por eso hay que explicar a la gente que los curas de la tele son falsos, que los de verdad no son así y que si quieren conocer a un cura de verdad solo tienen que apagar el televisor y preguntar por ellos en cualquier parroquia. ¡Seguro que la realidad les sorprenderá gratamente!

13 comentarios:

Aeronauta dijo...

Son hombres y como tales falibles. ¿Quién lanza la primera piedra?

Lo más triste es que hay innumerables católicos que tiene por deporte hablar mal de sus pastores en vez de rezar mucho para tenerlos y conservarlos. Nos olvidamos a menudo de sus necesidades y les exigimos lo que no estamos dispuestos ni a tocar con un dedo, parafraseando al Maestro.

Cuando escucho algo así, pregunto de inmediato: ¿Cuánto REZAS tú por ellos? ¿Que NO rezas? ¿De qué te quejas entonces?

Cristian dijo...

Sabes? Cada vez que salen sacerdotes en las películas o en teleseries, tengo que soportar bromas incluso de mal gusto y entrar a explicar que somos seres humanos comunes y silvestres.Oye José, por lo mismo creo que yo sigo con mi blog, para mostrar a muchos mi vida ministerial y personal también. Creo que he cambiado la imagen de algunos que entran a mi blog, pero falta seguir mostrando al mundo que los sacerdotes somos personas primero que todo. Bendiciones.

Todoerabueno dijo...

Yo aún diría más:
Ése tipo de presentación, no sólo del clero, sino también de la vida d elos cristianos en general, es un abono para la violencia, para la exclusión, para la intolerancia con los cristianos. Es la reflexión que me hago cuando, andando por la calle, me encuentro a gente que me mira con hostilidad, que me habla con cajas destempladas o que me insulta cuando ven que llevo el traje eclesiástico. ¿Qué le he hecho yo a esas personas, si no las conozco de nada?
La respuesta que me doy es clara: reaccionan así como fruto de los prejuicios que se les han inculcado.
¿Es así como pensamos construir una sociedad donde quepan todos?

Jose Menchon dijo...

Creo que las opiniones de vosotros, los sacerdotes son muy interesantes ya que la mayoria de las veces todo el mundo opina sobre el tema sin contar con vosotros.....

MUCHAS GRACIAS!!!!

Cristian dijo...

Tiene toda la razón "todoerabueno" al decir lo de los insultos que hemos sufrido algunos producto de prejuicios e ideas mal intencionadas que han recibido. Personalmente me he sentido discriminado más de alguna vez por ser sacerdote... pero aún así, soy inmensamente feliz. Bendiciones.

Jose Menchon dijo...

a palabras necias oidos sordos ¡ANIMO SACERDOTES! ¡El mundo os necesita más que nunca!

SAludos

Fabián dijo...

José, gracias por confiar en que hay sacerdotes que son totalmente distintos al perfil mediatico estándar. Me parece que a veces le echamos demasiado la culpa a los medios. La realidad es que muchas veces ellos toman los esteorotipos que existen en la realidad para transformarlos en productos culturales. Desgraciadamente muchos católicos, incluso de Misa diaria, tienen esos mismos conceptos de los sacerdotes. ¡Cuantas vecs me ha pasado que luego de hablar un rato con alguien me mira con otros ojos: como una persona "normal"!

Ululatus sapiens, S. I. dijo...

Yo vivo en una casa con siete sacerdotes ejemplares, y he conocido a muchos más. (¡Y no me puedo olvidar de los hermanos coadjutores!)

Definitivamente, me da lástima cuando veo los sacerdotes en televisión (que sí, están basados en casos reales), pues jamás mencionan a los entregados, santos, trabajadores, humildes...

Jose Menchon dijo...

Ululatus, celebro tener noticias tuyas, espero que todo te vaya bien.

Fabian, comparto tu opinión. Es más, considero que de la imagen desfigurada que se tiene del sacerdocio en la sociedad tenemos más culpa los catolicos. Hay silencios que matan.

Das Gretchen dijo...

Si que son falibles, está claro, creo que uno que conozco me odia y sin motivos jejeje de verdad
Lo que dice el p. cristian creo que es justamente lo que debemos hacer, pero no sólo sacerdotes. No debemos seguir con el rollete de "la religión es algo privado". ¡De eso nada, monada! E ir con la verdad por delante si le molesta a alguien es que tiene un problema. Me espantó una vivencia que tuve, me pidieron que escondiera el crucifijo que llevaba por si "hería sensibilidades" o patochada parecida, a lo que contesté que era a mí a quien herían pidiéndome tal cosa y que no el ataque, pero sí la defensa es más que legítima: ¡es obligación! ¿Me equivoco?
Bueno, yo doy las gracias a tantísimos bitacoreros de los que estoy aprendiendo tela marinera. Además no pensé jamás que encontraría la fe como lo he hecho en estos últimos años. Con esperanza ¡podemos cambiar!
Un gran abrazo!!!

Jose Menchon dijo...

Muchas gracias Das Gretchen por tu comentario, espero volver a verte por este Blog. El tuyo es fenomenal!

SAludos

Anónimo dijo...

....Que dificil es estar rezando por curas quienes no dan muestra de querer cambiar realmente...yo hace 16 años cuando tenia 12 años fui violado por un seminaista que ahora es cura y me da tristeza verlo cuando esta celebrando la misa y lo peor es saber que
ha seguido molestando a mas personas de esa forma. quiero publicar este pequeño comentario para hacer un llamado sobre todo a las madres que viven en alguna casa parroquial y que tengan hijos para qu no se confien del cura al que sirven ya que puede ser un violador de sus hijos...OJO NO HAY QUE DEJARSE LLEVAR POR LA APARIENCIA....

Jose Menchon dijo...

Querido amigo anonimo,

Si es cierto lo que dices -disculpa mi incredulidad pero no te conozco- entiendo tus dudas. Pero una persona que ama a la Iglesia entiende que alarmar a la gente no es la solución. Es mas: asociar Iglesia y Pederastia es hacer demagogia ya que atribuyes a un grupo social los actos de una minoria.

No niego que puedan existir sacerdotes con desviacíones sexuales; tambien hay profesores con ese mismo tipo de desviaciones y no por eso decimos a las madres que no lleven sus hijos al colegio....

Para los que comenten actos de esta naturaleza estan los tribunales penales, sean quienes sean, la cual cosa no quita que se deba de rezar por ellos y sobre todo por sus victimas.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...