mayo 12, 2007

UNA JORNADA LABORAL CON MARIA


Vamos a acompañar a Santa María en un día corriente de trabajo.
.
POR LA MAÑANA
Levántate siempre a hora en punto, sin excusas. Si tampoco tuvieses voluntad para eso, ya me dirás qué hacemos con tanta flojera. “Te ofrezco, Madre, todo cuanto realice hoy hasta que llegue el tiempo de acostarme. Te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón..., todo mi ser”.
.
Hay algo valioso, muy valioso, de lo que no puedes prescindir. ¿Lo adivinas? La Comunión. ¡Qué poca gracia le haría a nuestra Madre el que no participaras en la Santa Misa diaria!
.
Una pequeña mortificación en el desayuno servirá de entrenamiento para aceptar con buena cara los contra tiempos que surgirán sin buscarlos.
.
Al salir a la calle encomiéndate a tu Ángel Custodio. Tiene la misión de ayudarte. Aprovéchate de ese encargo del Cielo que tiene que llevar a cabo. El Custodio solo se entera de lo que le comunicas. Cuando veas a alguien charlando con su móvil pegado al oído, llama a tu Custodio por tu móvil interior...
.
Un piropo a la Virgen de media en media hora, y un ofrecimiento de “esa” ocupación por una intención concreta. Inicia siempre la tarea por lo más difícil. La Virgen nos sonríe. Una “miradica” a su imagen. Es esta una forma de convertir el trabajo en oración.
.
AL MEDIODÍA
Ha llegado el parón de las 12. Es la hora del Ángelus. Nos unimos a la oración de miles y miles de cristianos que están de pie a esa hora del mediodía, rezando a la Señora. El Papa también lo hace.
.
¿Cómo va la mañana? Es muy posible que te haya resultado un poco complicado o muy “achuchá”. Sonríe. Haz un pequeño servicio a quienes trabajan contigo. Algunos hay que están más abatidos o estresados que tú.
Ahora, tomando de nuevo las herramientas y los chirimbolos continuamos los “deberes” hasta el momento del almuerzo.
.
¡Ah! Antes de que se me olvide. Me figuro que en el bolso, en la agenda, en la riñonera, en tu portátil, junto a las fotos de personas muy queridas, llevas también una estampa de Santa María. Échale una mirada o dale un beso filial.
.
Al mediodía unos vuelven a sus casas y otros se quedan a comer en el trabajo o cerca de él. Cuando regreses a tu casa, al mediodía o por la noche, mete debajo del felpudo las caras serias, los problemones, los cansancios y los disgustos que llevas encima. Saca a relucir cosas agradables y trata de alegrar a quienes con viven contigo en el hogar. Ofrece a la Virgen esos detalles de cariño. Es la hora de hacer felices a los demás. Que los tuyos pasen bien esos ratos porque estás tú.
.
POR LA TARDE
¿A qué hora comienzas las faenas de la tarde? Si tienes orden en tu trabajo y un plan adecuado, una tarde da mucho de sí como para hacer muchas cosas antes de cenar.

Y como quiera que hablamos de tareas acompañando a la Virgen, bien podrías buscar un hueco para hacer un rato de oración, así como un tiempo para lectura espiritual. De lo contrario, alcanzarás una formación cristiana coja, raquítica, esmirriada.
.
Y preguntas maliciosamente. ¿No se habrá olvidado algo en este día? No, Reza el Rosario, en tu casa o en la calle..., pero rézalo.
.
Mete, también, en tus planes un tiempo para las amistades. ¿No recuerdas que la vocación cristiana es apostólica? No precisas estar con los amigos mañana, tarde y noche; pero tampoco lo dejes para los años bisiestos.
.
POR LA NOCHE
En presencia de la Virgen, haz un breve examen de conciencia de todas las cosas malas y buenas que has realizado —¿tres minutos?—. Pide perdón por las omisiones y haz un propósito para cumplirlo al día siguiente.
.
Antes de acostarte reza a la Virgen tres Avemarías pidiendo por la pureza tuya y de los tuyos. Y nos dormimos de la mano de Santa María.
.
Jesús Urteaga
Artículo publicado en la Revista "Mundo Cristiano".

6 comentarios:

Lourdes dijo...

Gracias por el artículo que has publicado. Asi nos recuerdas como pasar un buen día con Nuestra Madre. Un saludo

Lourdes dijo...

Me gusta tu comentario, porque nos recuerda como podemos vivir un día completo con Nuestra Madre. Gracias.

Jose Menchon dijo...

gracias a ti, Lourdes, por tu comentario. Saludos!!!

Didi dijo...

Me encantó este post, muchas gracias! =) mmm... donde decía lo de la misa diaria, ¡cuánta falta me hace!, en el horario que se celebra misa cerca de casa, yo voy a la facultad. Pero tampoco tengo la voluntad de irme más temprano a otra misa por que queda lejos... creo que soy todavía perezosa por lo visto.

Está estupendo, es cierto, nos recuerda como DEBERÍA ser nuestro día... para ser cada vez más agradables a Dios.

Cristian dijo...

Muchas veces se nos pasan momentos del día sin estar en contacto con la Santísima Virgen. Buen post. Bendiciones.

Jose Menchon dijo...

Muchas gracias Cristgian por tus amables palabras.

DIDI, todo es cusestión de plantearselo seriamente y organizarse.¡vale la pena!
ANIMO !!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...