junio 26, 2006

PRIMAVERA OTOÑAL


Ayer estuvimos con José Luis, el sacerdote que nos casará de aquí a tres semanas. Hablando del matrimonio nos comentaba con gran tristeza por su parte, que casi todas las parejas que ha casado ya se han divorciado. Por suerte ni mi novia ni yo somos supersticiosos.

Estuvimos intentando adivinar las causas del fracaso matrimonial en Occidente, y apuntamos unas cuantas: falta de entrega, materialismo, problemas de comunicación, infidelidades....

Para evitar que la conversación acabase en drama, recordé una experiencia que me impresionó cuando era un chaval.

Tendría yo unos once años, iba al colegio cuando vi una pareja de ancianos que iban caminando con gran dificultad por la calle con sus bastones. Lo más curioso es que los dos iban cogidos de la mano. Eso me impactó profundamente y me enseñó el valor del matrimonio.

La pasión, las ilusiones, los proyectos, la casa, los hijos, los nietos....todo pasa, y al final sólo queda lo esencial: la persona que un día elegiste como compañera de viaje.

No he vuelto a ver a esos ancianos, no sé quienes eran, pero tengo mucho que agradecerles.

4 comentarios:

Alemama dijo...

Hola, escribía para saber de tu matrimonio , nos cuentas cosas tan bien pensadas.

¿Me creerás que hoy he subido un post sobre los viejos? de otro estilo, pero el tema similar. Y busqué una imagen así como la tuya y no la encontré. Está preciosa.

Saludos a tu novia.

Jose Menchon dijo...

Muchas Gracias por los piropos Alemana.

Te prometo que durante estos días contaré mas cosas sobre el matrimonio.

Conforme se acerca el Gran Día, las anécdotas se multiplican. Es muy bonito y también divertido...

Muchos Recuerdos!!!!!

Ululatus sapiens, S. I. dijo...

José:

Ya me había olvidado felicitarte por la boda. ¡Enhorabuena! Hacen falta matrimonios y familias conscientes del enorme y TOTAL compromiso que significa el matrimonio. Yo, una vez que me di cuenta de que no tengo vocación de buen marido cristiano ni tampoco de padre (además de que siempre me gustan mujeres posmodernas y poco religiosas), confirmé mi vocación sacerdotal.

Y es curioso... tú te casarás en tres semanas y yo, el 23 de julio, entro al prenoviciado de la Compañía de Jesús, formalizando mi compromiso con mi milenaria pero guapa novia: la Santa Madre Iglesia. ;)

¡Saludos! (y felicidades, otra vez)

Jose Menchon dijo...

Muchas gracias Ulu,
Es una gran noticia, espero que todo te vaya bien en la Compañia, ya nos explicarás.

Recuerdos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...